E3 - ÁNGELES ZAPATER ROVIRA

Y ANTONIO AMORÓS CATALÁN

El justísimo sistema de Redención de Penas”

Son una pareja de personas mayores.

Entrevistados en agosto de 2003, en su domicilio de la Calle Baja.

ENTREVISTADORA. – En primer lugar, nos tienen que decir su nombre y en el año que nacieron cada uno

ANTONIO. – Y nací en el 1916 el 18 del 12

ENT. – ¿Por lo que tiene ahora?

ANTONIO. -86 años

ENT. – ¿Nació aquí en Villena?

ANTONIO. -Si, si,

ENT. – ¿En el barrio del Rabal?

ANTONIO. -En la Calle, … (no se acuerda), estaba cerca de aquí, dónde está el horno del Chato

ENT. -Usted, ¿cómo se llama?

ÁNGELES. – Ángeles Zapater Rodríguez

ANTONIO – ¿Y nació en el año?

ÁNGELES. – En el año 19 en esta misma casa.

ENT. -Que tiene 84 años porque ya los ha cumplido.

ENT. -Vamos a empezar con el trabajo de su madre.

ÁNGELES. -Tenía 7 años cuando murió mi padre.

ENT. – ¿Iba al colegio entonces?

ÁNGELES. – Si, sí. Y mi madre me sacó del colegio e iba cuando podía porque se quedó con cinco de familia y no tenía más que esto (señalando sus manos); Y yo vivía aquí; aquí nací yo y nació también mi padre. Esta misma casa y la de al lado eran de mis abuelos.

ENT. -Esto es la C/ Baja y que número

ANTONIO. – N.º 23. Ha cambiado de n.º varias veces, ha sido. …

ÁNGELES. -En la misma casa. Mi madre me sacó porque ella tenía que trabajar para darnos de comer y se puso a trabajar ahí enfrente, en la casa del Gorrión vivía un cura que se llamaba D. Juan Tobalo PERSONA CURA. Nos querían mucho y teníamos mucha amistad y mi madre se puso de cocinera TRABAJO. Nosotros aquí como mis tías vivían una al lado, enfrente la madrina de mi hermano mayor; ya la casó ella y todo. Yo me quedaba aquí con mi tía, con el “pequeñíco” que tenía catorce meses, así mi madre cada mañana nos arreglaba, nos lavaba, nos ponía limpios y nos repartía en casa de las tías para comer allí. Luego por la noche mi madre nos recogía y dormíamos en mi casa con ella: ¡como las gallinas que recogen a los “pollicos”! Luego mi madre cayó mala y no podía más y nos recogió a todos. Estábamos con mi madre. Mi madre iba a limpiar, TRABAJO SERVICIO DOMÉSTICO mi madre lavaba ropas, me levantaba a las dos de la mañana y me decía: -Venga vamos, paloma, y me iba con ella a lavar LAVADERO para que no estuviera sola en la fuente; luego me daba un “centimico” y me compraba unos “churricos” y allí con mi madre haciéndole compañía.

ENT. – ¿Y ya había mujeres allí lavando?

ÁNGELES. -Ya había algunas mujeres, otras iban más tarde, según, y así hemos pasado la vida, ¡que vamos a hacer! yo la tarde que podía me llevaba mi madre al colegio, la maestra también me ayudaba, cada uno como podía, y lo poco que me he enseñado yo sola, era porque me interesaba, para poderle escribir las cartas a mi novio que estaba en la guerra.

ENT. – ¿Cuántos años hace que celebraron las bodas de oro?

ÁNGELES. – El día 3 de septiembre hará 54 años que nos casamos.

ENT. -Vamos a ir a la historia esa de los novios ¿cómo se conocieron?

ÁNGELES. -Yo iba de “zapaterica” TRABAJO mi madre, mis hermanos todos. Iba a trabajar a casa de Caturla, FABRICA allá arriba. Cerraron y ya me quedé sin faena. Estaba en mi casa y ahí dónde tu vives (Lola) eran los Coloma que hacían sillas y él trabajaba allí. Como hacían mecedoras y todo eso, pues las de Coloma me dijeron: -Vente Ángeles con nosotras; entonces me llevaron allí y me enseñé a poner telas a las mecedoras antiguas TRABAJO ANTIGUO, que he puesto muchas. Luego también a mi marido, que las hacía él y yo les ponía las telas. Y allí nos conocimos. Yo antes de eso, no lo conocía.

ANTONIO. -Yo ya la conocía porque como bajaba por aquí de mi casa en la Calle Cantones, pues yo la veía. Su padre siempre vestía de pana y de negro y yo lo veía porque salía a la calle a ver la hora en el reloj de la iglesia. Él trabajaba aquí haciendo pipas de vino TRABAJO ANTIGUO.

ÁNGELES. – Mi padre trabajaba en hacer pipas de vino; Mi madre estuvo en la inclusa HUÉRFANA porque murió su madre al poco de tenerla y cuando su padre fue a recogerla ya la habían metido en la inclusa y a mi abuelo le decían que se había muerto, pero él no se lo creía y haciendo tantos viajes, hasta que la recogió cuando tenía 15 años. Entonces se la dieron y se la trajo a Villena con una tía suya y salió de la casa para casarse. Desde que se casó ha vivido en esta casa hasta que salió muerta de 73 años. (nos enseñan la foto de la boda de su madre y otra de joven su madre)

Cuando se la trajo su padre se metió en esa casa de enfrente dónde vive Isabel y de ahí salió para casarse.

ENT. -Se casó y se vino a esta casa. ¿En qué año se conocieron?

ANTONIO. – En el 28 o 30

ÁNGELES. -Cuando la guerra ya éramos novios, que tú ya “entrabas” (la relación era de compromiso formal).

ANTONIO. -En el 35 tuve que estar dos meses en Alicante por el brazo que tenía un cayo enconado y ya éramos novios. Y se me quedó el brazo así (nos lo enseña). Me operaron y tuve que estar en Alicante, enfrente del Ayuntamiento, en una pensión de D. Benito Redondo PERSONA MEDICO

ENT. -Entonces se fueron allí y en Villena había mucho bullicio, porque en Villena había en aquellos momentos mucha gente que participaba en las revueltas y en la política y todo eso.

ÁNGELES. -Nosotros nunca hemos participado en las revueltas, ni en ningún sitio. Cada uno que hiciera lo que quisiera. Él estaba allí y yo entonces me salí de casa de los Colomas TRABAJO y entré en la fábrica de los Fernández ZAPATOS que he trabajado treinta y tantos años, hasta que hicieron quiebra y cerraron ya hace tiempo. El cojo que era el padre y luego los hijos. Si, si, que hace tiempo. Yo no me había casado entonces.

ENT. – ¿Cuándo se casó, continuó trabajando con ellos?

ÁNGELES. -Si si igual

ENTR. ¿Y cuando empezaron a llegar criaturas MUJER ¿qué hacían?

ANTONIO. – Se los llevaba a su madre.

ÁNGELES. -Mi madre como no cobraba vejez, que entonces le daban 7 pesetas o así al mes, había estado de criada toda su vida, pero como no le cotizaban PENSIONISTA, no cobraba nada y la teníamos nosotros siempre, aunque yo tenía cuatro hermanos. Mi primer hijo nació a los tres años de casarnos.

ENT. – ¿Qué se casaron IGLESIA BODA en Santa María?

ÁNGELES. -Si

ENT. – ¿Y a qué hora?

ÁNGELES. -A las 7. A primera misa.

ENT. – ¿Con cuantas parejas más?

ANTONIO. -Tres parejas y nosotros cuatro.

ÁNGELES. -Tres parejas y una llegó tarde y se casó después.

ENT. – ¿Cuánto tiempo fueron novios?

ÁNGELES. – Mucho tiempo, pues ya ves yo tenía 16 años y ya iba con él.

ANTONIO. -Nos casamos en el 49. Yo es que estuve 8 años: guerra, cárcel y Batallón de Trabajadores. GUERRA Y POSGUERRA Vine a mi casa el día 15 de agosto del año 45.

ENT. -Pero a usted ¿lo llamaron por su quinta?

ANTONIO. -Pasó lo siguiente: yo salí de la cárcel de Novelda, el 14 mayo del 43. Me fui con mi quinta, pero antes de terminar la guerra ya estaba yo preso en Zaragoza CÁRCEL porque me pasé de unos a otros, para venirme para “acá” en el Ebro, al ejército republicano, y fui a parar con mi comandante y esto era en Barcelona. Aquí tengo unas memorias que os voy a leer solo un poco (se levanta y sale a buscar unos escritos).

ÁNGELES. -¡Te estoy diciendo que no te enredes con estas y tú…!

ENT. -No se preocupe que no va a pasar nada, que esto el que lo quiera escuchar tendrá que buscar en todas las cintas que tenemos; es para que quede constancia de lo que pasó.

ANTONIO. -Os voy a leer esto solo (llega con los escritos):

“Fui hecho prisionero el 15 de agosto del 38 en Vinaroz CÁRCEL, cuando hicieron el corte en la 49 Brigada mandada por el comandante Domingo, división 46 Duran, trasladada a la Santa Espina a 40 Km de Valladolid era un convento en el cual estuve cuatro meses. Nos sacaron a un grupo cuando la batalla del Ebro, y en el momento que tuve oportunidad me pasé, precisamente por el mismo lugar del puesto de mando de mi comandante (se emociona y no puede seguir). Con Domingo, que fue mi brigada me quise quedar con el. Me dijo que tenía que ir a Barcelona. Fui incorporado después de unos días en la capital y unas semanas después, en el frente íbamos perdiendo terreno, por la parte de Lerida nos hicieron volver y me volvieron a hacer prisionero. Llegaba a S. Juan de Revival, cerca de Zaragoza. Pidieron soldados nacionales y me presenté puesto que estuve con ellos, de soldados nacionales. Estuve en el 17 de Aragón en Zaragoza un día; “conducí” prisioneros a Cáceres CÁRCEL, me porté maravillosamente con todos: les daba dinero, les traía comida, les traía todo el pan que cabía en la manta, sacaba el paquete de tabaco y lo repartía hasta donde llegaba, después de unos días en el regimiento llamaron al Sargento de Semana, lo esperaba, pero no encontraban la ficha, y de allí me llevaron a Zaragoza a la prisión de Torrero CÁRCEL, Faltaban 25 días para terminar la guerra y 10 días estuve en el calabozo; llegaron a la prisión de Torrero y fue allí dónde nos enteramos de que la guerra había terminado, dando el últimos parte el 1 del 4 del 39. Cuatro meses después fui trasladado a Bilbao CÁRCEL, y estuve 6 meses. El motivo es que estaba el batallón al cual pertenecía que me había pasado y conocía a alguno de los soldados haciendo guardias en la prisión de la Tabacalera CÁRCEL, que la habilitaron como prisión. Después me trasladaron a Tarragona CÁRCEL y estuve 8 meses. Al cabo de este tiempo me llevaron a Alicante dónde estuve en el Reformatorio CÁRCEL y me encontré con mi hermano, después de algunos años que no nos habíamos visto.

ENT. – ¿Pero era en la Prisión de José Antonio?

ANTONIO. -No, era al lado. Yo he ido varías veces allí, estando trabajando íbamos a la prisión de José Antonio PRESO PERSONA y pasábamos por la celda de él, veíamos la cuchara, y dábamos la vuelta y allí nos hacían cantar el “Cara al Sol”.

(Continúa la lectura de su texto)

… después de más de dos años me llevaron a Novelda CÁRCEL y después, de juzgarme en Alicante por prófugo, me pusieron 30 años y un día y me lo dejaron en 20 y un día. El día 12 de abril del año 43, me dieron la libertad condicional.

ENT. – ¿Por buen comportamiento?

ANTONIO. -No, porque había que darla.

ENT. – ¿Por qué eran muchos?

ÁNGELES. -Porque había que buscar a gente que te apoyara.

ANTONIO. -Te abalaban AVAL y salías en libertad.

ENT. – ¿Y esas personas que abalaban quiénes eran?

ANTONIO. -Ya murió

ENT. -Pero eran personas buenas, personas …,

ÁNGELES. -Personas que le “dabas” …

ANTONIO. -Personas de derechas.

ÁNGELES. -Le dabas lo que podías.

ENT. -Pero sería alguien con prestigio en el pueblo.

ÁNGELES. -De los que mandaban en el pueblo. Los buscabas y le decías si podían hacer algo por este o por aquel…, ibas detrás, …

ANTONIO. – Te avalaban y te sacaban.

ENT. – Y después de tres años le sacaron.

(continúa leyendo)

“… nada más llegar como no había hecho el servicio militar me llevaron al Batallón de Trabajadores”.

ENT. – ¿Y eso que era del Batallón de trabajadores?

ÁNGELES. -Los que hacían el Valle de los Caídos, el sanatorio que le hicieron para el Caudillo, todo eso, …primero a África. REDIMIR PENA

ANTONIO. -Espera, espera que lea…

“…primero a Ceuta, pidieron voluntarios para Guadarrama, para el Sanatorio del Tio Paco REDIMIR PENA FRANQUISMO, para mandos y oficiales y estuve de encofrador, luego dos meses en Palencia por necesidad de personal de mi oficio y luego volví a mi sitio de origen después de más de dos años, así decía este certificado: Se le conceden los beneficios de permiso ilimitado al soldado, Antonio Amorós Catalán, el día 10 del 8 del 45. Llegué a casa después de toda esta campaña el 15 del 8 del 45”

ÁNGELES. -Y la tonta de Ángeles aquí.

ENT. -Y usted esperándolo.

ÁNGELES. -Mira si estaba aborrecido que fui a verlo a Alicante CÁRCEL y me dice: -Mira que te digo no vengas más porque yo de aquí no voy a salir CÁRCEL, para que quieres esperarme, si te sale otro novio. Y me vine más amarga que los pepinos y ya no fui por lo menos en mes y medio o dos meses y luego pues era “jovencica” y tenía proposiciones, pero yo no, ahí, ahí, …

ENT. -Y para ir a Alicante ¿ya le costaría?

ÁNGELES. – ¡Pues claro! y gracias a los Fernández FÁBRICA que me dejaban ir y me decían: -¡anda vete!; me recogía lo que mi madre me daba los domingos, entonces nos daban el pan “racionao” RACIONAMIENTO y a mi madre le daban un pan para los seis. Yo me guardaba y no me lo comía, y le decía a mi madre: -mama guárdamelo. Y en el otro día me lo cambiaba por el trozo blando del día y cuando tenía un pan entero se lo llevaba. Cuando lo bajaron para Alicante CÁRCEL, salí al correo MEDIOS DE COMUNICACION con su madre y cuando paró el correo aquí, lo vimos esposado PRESO de pies y manos, con dos guardias civiles uno a cada lado. Entonces subimos nosotras y pedimos permiso a ver si podíamos ir en el mismo asiento, y él pidió si le podían soltar las manos para abrazar a su madre y si que lo hicieron.

ENT. -Eran buenas personas y tenían que ir como si fueran criminales. Cuéntenos lo del Batallón de trabajadores; ¿eso que era que necesitaban mano de obra y cogían a los soldados de la quinta?

ANTONIO. -Pues tengo fotos por ahí.

ENT. – ¿De la faena que hacía?

ANTONIO. -Haciendo trincheras

ÁNGELES. -Por eso él está enfermo del corazón y todo porque se tiró en Vinaroz LUGAR en el puerto con la ropa encima.

ANTONIO. -En Vinaroz CÁRCEL me quise escapar, me tiré, cuando ya iban entrando. Estábamos en el puerto y empezaron a disparar y cogimos una barca paisanos del pueblo que también querían huir y nos metimos unos cuarenta. Teníamos que tirar ropas, fusiles, para intentar nivelar y entonces al disparar yo me tiré y salí al rompeolas, pero al llegar a la playa, un nacional y un moro. Me dije: -Aquí se ha terminado todo. Llevaba una cazadora de cuero que me mando mi madre y me la quitaron, y ¡a la cárcel de Vinaroz!

ENT. – ¿Y eso le sirvió de mili?

ANTONIO. -Si, porque yo tengo documentos que fui a la caja de reclutamiento de Alicante y me convalidaron el Batallón de Trabajadores por la mili SERVICIO MILITAR; quería que me lo agregaran a la cárcel. Luego cobré un millón por haber estado preso. Aquí tengo documentos que lo acreditaban y entonces me di cuenta de que estaba fichado por todo. De Zaragoza me mandaron todo, punto por punto, de todos los sitios, está todo grabado.

ENT. – ¿Entonces fue a la cárcel porque se pasó de un bando a otro?

ANTONIO. -Fue cuando entró Felipe González cuando nos arreglaron todas las cosas.

ÁNGELES. -Eso fue lo que le valió para cobrar.

ENT. -Para agradecer ese sufrimiento tan grande

ANTONIO. -Eso me lo hicieron en la caja de reclutas como servicio militar; 26 meses de servicio militar.

ENT. – ¿Y por qué pensaba que no iba a venir de la cárcel?

ÁNGELES. -Una persona joven tantos años en la cárcel, …

ANTONIO. -De Alicante CARCEL nos llevaron a Novelda CARCEL y allí fue dónde…

ENT. – La cárcel de Novelda fue muy importante

ANTONIO. – Novelda la cárcel estaba en una fábrica de escobas REDIMIR PENA.

ENT. -José Mª Soler PERSONA también estuvo preso en la cárcel de Novelda

ANTONIO. – Estaría antes, con nosotros no estuvo.

ENT. -O después. ¡Y mientras tanto, en ese tiempo, con cartas MEDIOS DE COMUNICACIÓN! ¿se podía escribir?

ANTONIO. -En las cárceles se podía escribir a quien quisieras, en Ceuta CÁRCEL nos dieron ropa de condenados a muerte llevaba una “P “de penados, CÁRCEL y nos enseña las fotos.

ÁNGELES. -Hemos pasado mucho, mis hijos no quieren saber nada, cuando les contamos algo siempre dicen: – ¡No marear! Yo siempre digo: – ¡Que no vuelva otra vez, que no vuelva, … ¡SENTIMIENTOS

ENT. -Pero ella ahí esperando, esperando, el que la sigue la persigue.

ANTONIO. -Nos fuimos un día a Novelda ARCHIVO mi mujer y yo y allí estaba el alcalde que era del PSOE y nos dijo que el archivo había desaparecido de allí de Novelda; pero fuimos a última hora al Ayuntamiento, saludamos al alcalde, al secretario y ellos me dijeron eso que el archivo lo tiraron.

ENT. -Han llevado mucho a Alcalá de Henares ¿verdad?

ANTONIO. – ¡Y a Guadalajara ARCHIVO también lo del Servicio militar!.

ANTONIO. -En Guadarrama estábamos haciendo el sanatorio el tío Paco REDIMIR PENA.

ÁNGELES. -Y la Cruz de los Caídos FRANQUISMO.

ENT. – ¿En la Cruz de los Caídos también participó usted?

ANTONIO. -No, he ido a verlo, pero yo estaba en el sanatorio. Por la montaña nos juntamos unos cuantos y nos fuimos porque nos dijeron que había gente que conocíamos de Villena y precisamente nos encontramos con Santiago y dos de Caudete que conocíamos.

ÁNGELES. -Allí estaban sin calzado con los pies liados con trozos de manta, que se ven en las fotos HUMILLACIÓN PRESO.

ANTONIO. -Allí murieron muchos todos los días porque no había preparación para hacer los andamios, por el hambre;

ÁNGELES. -Allí murieron muchos.

ANTONIO. -Un día Martín me dijo: – Venga que nos vamos a Madrid; yo le dije: -Mira si me llevas a Guadarrama, vamos. Y fuimos hasta la misma puerta.

ÁNGELES. -Yo no tuve ganas de bajar y me quedé en el autobús. No tenía ganas de ver aquello, el subió hasta la cruz.

ANTONIO. -Y hablé con el sargento que estaba haciendo el servicio, llamó al capitán y luego a una monja y le enseñé las fotos, pero me dijo que ese día no podíamos entrar; que si queríamos volviéramos otro día, que nos lo enseñarían todo. Pero ya no he vuelto. Ya no he querido ir, eso era recordar algo muy negativo.

ENT. – ¿Tiene alguna anécdota de la cárcel o del ejercito? ¡Que tendrá muchas!; ¿tiene alguna graciosa?

ÁNGELES. -Bastante teníamos.

ENT. – ¿Cuántos hijos han tenido?

ÁNGELES. -Dos y un aborto MUJER en medio de los dos, pero no vivió.

ENT. -Así que usted siguió trabajando y los nenes se los tenía su madre.

ÁNGELES. -Yo seguí trabajando hasta que cerraron los Fernández FABRICA. Ellos ya me lo arreglaron porque no querían que me viniera. Querían que estuviera con ellos allí trabajando. Mi madre, yo por las mañanas se los dejaba arreglados (a sus hijos) y me iba, y les lavaba la “ropica” y mi madre nos hacía la comida para todos. Mi marido venía y el poco jornal SALARIO que le daban me lo entregaba a mí, y yo se lo entregaba a mi madre, que era quien compraba. Mi madre era el ama. Yo me dejaba el nene arreglado de darle el pecho y me iba a trabajar y cuando volvía al mediodía ya me lo tenía preparado. Le volvía a dar hasta que ya le daba algo de alimento y a media tarde ella me lo llevaba a la fábrica y allí en el almacén dónde teníamos las cajas de los zapatos, en el embale. Entraban y me decían: – Ángeles; y yo me entraba le daba de mamar y ya se lo llevaba hasta que yo volvía a mi casa MUJER.

(nos enseñan las fotos de cuando estaban en el frente)

ENT. -¡Cuanta juventud perdida!

ANTONIO. -Mira la “P” de penado PENA DE MUERTE (nos enseña una foto con el traje de penado)

ENT. -Mira esto parece una demostración gimnástica (está mirando una foto) de esas que hacían antes; no sé quién era usted, no lo reconozco.

ANTONIO. -Mira Guadarrama, la obra que estábamos haciendo REDIMIR PENA.

ENT. -Mira que poderío; esta era la obra que estaba haciendo.

ANTONIO. -Esto era el sanatorio para el Caudillo.

ÁNGELES. -El sanatorio para “él”

ANTONIO. -En Guadarrama BATALLÓN DE TRABAJADORES sólo cobraba el que estaba de encargado de los albañiles, los demás, el trabajo nuestro para “el saco”. Mira la anécdota como tú dices: Un día vino una inspección, y allí sin ropas, con mantas liadas en los pies, nos formaron a todos y nos entrevistaron: -Usted ¿tiene más ropa? -No señor. – ¿Usted? -No señor. Y así todos. Y a los dos o tres días nos mandaron dos trajes a cada uno, uno de trabajo y otro de paseo y al día siguiente nos retiraron el traje de paseo, HUMILLACIÓN PRESO así negociaban con ellos los oficiales. Se aprovechaban.

ENT. – (mirando las fotos) ¡Madre mía! si es que no hay que ir allí a ver nada. Mira como si fueran leprosos. La “P” aquí de penados.

ANTONIO. – (nos enseña otra foto) Mira esto es en el reformatorio. CÁRCEL

ENT. – ¿Que hacían una especie de gimnasia? ¿O qué es esto?

ANTONIO. -Si, haciendo gimnasia.

ENT. – ¿Esto es el cuartel de Benalua, parece? Ha dicho que era el reformatorio.

ENT. – ¿Cuántos años tendría aquí?

ANTONIO. -Eso sería en el cuarenta y cinco, tendría casi 30 años.

ENT. – ¡Ya ves cuanta juventud!

ÁNGELES. -A veces me dicen, cuando se van los viernes y tardan en llegar y me dicen: -Es que la gente joven …Y yo les digo: -Déjalos que disfruten. ¿Nosotros que hemos pasado? ¿A ver que hemos pasado? Enredados toda la vida y aquí. ¡Déjalos que disfruten!

ANTONIO. -Estos son de Villena, de la quinta que estaba yo en Alicante cuando el brazo roto. Eso era en el 35. Mira estos eran de Villena: Evelio y el Macoca PERSONA

ÁNGELES. -Estaban juntos en África CÁRCEL

ANTONIO. -Los tres estuvimos juntos en la misma compañía y todo. Jugábamos al fútbol.

ENT. -Allí en África pasarían mucho: mucho calor, como no había costumbre de ese clima. Mucho de todo. ¡Lo que es preciso, es que esto nunca más vuelva a suceder!

ENT. -Cuéntenos la historia del cuadro de la Virgen ACTIVIDAD INTELECTUAL que tiene.

ÁNGELES. -Un día estábamos ahí en la calle y pasaron dos haciendo fotos.

ENT. -Ahora te la enseñará; ¡no te puedes imaginar lo antigua que es!

ÁNGELES. -Un día estábamos en la calle tomando el fresco y pasaron unos que están recogiendo escenas o cosas de Villena y nos dijeron si teníamos alguna cosa para hacer una foto y nos hicieron una a nosotros.

ANTONIO. -Eran periodistas que están en Albacete, pero que eran de Villena.

ÁNGELES. -Y mi marido dijo: -Éntralos y que le hagan una foto a la Virgen antigua que tenemos y mírala (nos enseña la foto). Pero la cogieron mal. No se ve entera.

ENT. – ¡Qué lástima!

ÁNGELES. -Sirvió para la portada de una revista Villena. Ahora están que quieren hacer algo. Pero ya he dicho que de aquí no se la llevan. Han venido muchos a hacerles fotos, pero de aquí no sale. Esta Virgen la recuperamos porque mi padre tenía 15 años y era tonelero TRABAJO y estaba trabajando con el cónsul de Cuba. Mi padre le reparaba los toneles. Un día cuando salió de trabajar, enfrente, habían derribado una casa y en la pared de la casa, había una hornacina con la Virgen y la tiraron al casquijo. Vivía en la casa de los Tarruella PERSONA al lado del horno actual de Cuartilla en la calle que sube de la Corredera a Santiago. Todas las puertas talladas TRABAJO que tiene esa casa las hizo mi padre. El Cónsul vivía en la casa de enfrente. Cuando mi padre vio el cuadro en la basura lo cogió y se lo trajo a mi casa que estaba unida a la de su madre. Fue a su madre y le dijo: -Mira madre lo que me he encontrado. Y la tuvieron quince o veinte días, o un mes o por ahí y luego lo llamaron diciéndole que tenía que entregar el cuadro. Mi padre dijo que no le devolvía porque se lo había encontrado en los escombros y no lo devolvió.

ENT. – ¿Pero ¿quién llamó para que lo entregara?

ELLA. –¡Ah, pues no sé, alguien de la obra o algo!

ÉL. –Alguien iría a preguntar y …

Siempre ha estado en la casa de mi abuela que era la de al lado. Cuando ya vino la guerra, vinieron gente, que entonces estaban como locos: -¡Ale, a quemar los cuadros! Ahí en la esquina se hizo un gran montón de cuadros de toda la calle que tuvieron que sacar las mujeres, hicieron una hoguera y los quemaron. GUERRA SAQUEO Mi tía, que era hermana de mi padre, como ella se quedó con los abuelos dijo: -Á. (a mi madre), voy a sacar los cuadros, ¿Qué hacemos con la Virgen, yo no tengo gana…? Mi madre le dijo: – ¿La Virgen? ¡La Virgen no sale de aquí! ¡La Virgen es de mi marido y me la quedo yo! Y entonces mi madre por detrás como había puertas que comunicaban las dos casas, pues se la trajo. Mi madre sacó todos los cuadros. que tenía, me acuerdo de un Santo de Valencia y “ese” lo cogió, levantó el colchón de la cama y entre el colchón y el somier lo puso y de allí no salió hasta los tres años. Y allí dormía yo con mi madre, encima de la Virgen. Tres años GUERRA. Esta muy “viejecico” y ¡tantos años! Pues ya veis lo que hacían los antiguos: que si velas, que si un “candilico”, que si ¡Virgen María una palmatoria! Mi madre a última hora como se rompía en pedazos cogía una “moya” de pan y la pegaba, porque como no había cola, ni nada de eso, …; y luego mi marido cuando mi madre ya murió la pusimos (la Virgen) en mi habitación, y dije que esa virgen de ahí no salía. Entonces mi marido le puso una tabla por detrás para sujetar la tela y que no se hundiera más, todo lo que está roto. Está muy “negrica”. Es la imagen de la Virgen que se quemó en la guerra. Allí fueron a quemar gente que siempre estaban con la Virgen y luego fueron a dar quehacer. Yo no las conozco, pero lo decían.

ENT. – ¿Usted no conoce a ninguna mujer de esas?

ÁNGELES. -Yo no

ANTONIO. -El Torreblanca PERSONA también vino a hacerle fotos.

ÁNGELES. – ¿No habéis visto el peinador de madera TRABAJO que me hizo mi padre? Es que mi padre trabajaba de carpintero con el “tio Mendorro” APODO. ¿Cuántas veces me lo han pedido? ¡Pero ni hablar! Siempre lo he tenido encima del tocador.

ENT. – ¿Siempre lo ha tenido puesto?

ÁNGELES. -Siempre, encima del tocador.

ENT. – ¿Sabe de quien nos hablaron el otro día que usted la tiene que conocer seguro?: de “Josefa La Borteta” PERSONA.

ÁNGELES. – ¡Ah si! Josefa La Borteta, vivía en la esquina ahí enfrente Era dónde está derribado en la esquina que meten coches. La que tú dices es Trini la Republicana, PERSONA que Juana la Republicana APODO era su madre.

ENT. – ¿Por qué le llamaban la Republicana?

ÁNGELES. -No se.

ENT. -Y Josefa la Borteta también nos la han nombrado.

ÁNGELES. – ¿Qué no conoces a su hijo? no viste el otro día cuando nos dijo: -Si queréis comer hay gazpachos. Creo que vive en el paseo.

ENT. -Esa Josefa, nos la han nombrado como una mujer que se reunía con mujeres antes de guerra y en la guerra.

ÁNGELES. -Era una mujer nada más de su hijo. Ella todos los días le llevaba el almuerzo. Vivía con la suegra, con la tía Teresa PERSONA, pero a esa no la conocía yo, así a la Republicana si. Pero a esa no.

ENT. – ¿La Republicana que hacía?

ÁNGELES. -Ellas vendían vino TIENDA. Su marido, el de la Trini, era hermano del médico Tarruella PERSONA. Su hijo vive por allá arriba.

ENT. – ¿Qué iglesia era la que quemaron?

ÁNGELES. -Santa María IGLESIA

ENT. – ¿Prendieron fuego dentro?

ÁNGELES. – La iglesia de Santa María cuando la quemaron, QUEMAR la mujer de un primo mío estaba de parto justo pared con pared de la iglesia. Sacamos todos los muebles, sacando a la parturienta, porque la habitación peligraba, ¡cuanto padecimos! SENTIMIENTOS ¿Te acuerdas? ¡pasamos lo nuestro! Pero ¿qué vas a hacer?

(Tocan al timbre y llega a la casa un vecino, con un papel sobre la fiesta de los Cabezudos DIVERSIONES que le entrega a A. porque, desde la Asociación de vecinos y el museo Arqueológico se quieren recuperar y este señor ha sido secretario de la asociación desde su constitución)

ENT. – (Leemos un papel que trae) El papel dice así:” Empezaron a desfilar en la fiesta de S. José en el año 1.965, y fueron alquilados por un señor de Alicante pagando por ello 500 pts. El alquiler de los mismos se efectuó hasta el año 1970 y a partir del año siguiente pasaron a ser propiedad de la Hermandad, porque el dueño de ellos tuvo la gentileza de regalárnoslos. Nosotros a cambio de dicha gentileza efectuamos el gesto de regalarle un obsequio consistente en una garrafita de vino de cuatro litros y un orco de ajos secos de Villena. La gestión de todo eso la realizamos tres personas: Antonio del Rey Martínez, el Sr. Aroca y el que suscribe esta carta

VEC. – (lo he sacado del libro de caja dónde está la compra del vino y los ajos)”; Esta carta la llevaremos al museo, comenta A.

VEC. -Pues cuando me lo dijeron ayer dije pues miraré los datos del libro de las cuentas y por ahí lo saqué.

ÁNGELES. -Es que cuando vino ayer se lo dijimos: -Vecino, que quieren arreglar los cabezudos.

ENT. -Es que ese desfile tiene Interés Nacional, que yo tampoco lo sabía. Hay una subvención especial de Consejería si recuperamos el desfile, entonces por eso es de conseguir documentos antiguos, para saber desde cuando empiezan.

VEC. -Bueno mejor no lo he sabido hacer y lo que he podido. Me he hecho una fotocopia.

ENT. -Lo ha hecho estupendo. Hay que tener copia de todo, para saber por dónde vamos. – ¿Desde cuándo ha llevado usted la Asociación de Vecinos?

VEC. -Fui el primer secretario de la Asociación de Vecinos del Rabal.

ENT. – ¿En qué año se creó?

VEC. -Pues no lo sé, pero ahí están las actas. Jorge Martínez, “Manocana” PERSONA APODO fue el primer presidente de la Asociación, luego Juan López Martínez PERSONA y yo el primer secretario.

ENT. – ¿Usted cómo se llama?

VEC. – G. para servirle

ENT. – Estamos recordando cosas de la guerra.

VEC. -Yo de la guerra no puedo hablar porque soy de Yecla.

ENT. -Estamos con esta pareja y ahora estábamos hablando de cuando se quemó Santa María.

VEC. – La quemaron en la guerra. Cuando yo llegué a Villena en el año 47, aun no estaba arreglada y las misas se hacían en la Congregación La Ceremonia de mi boda la hicimos en la Congregación, en las Trinitarias porque Santa María la habían quemado. IGLESIA

ÁNGELES. -Le llamaban Santa María la Nueva. EDIFICIO

ENT. – ¿Y no se hacía nada?

VEC. -Yo también soy casado 56 años.

ENT. -Es el suegro de Vaquero, un señor que cuando sus hijas eran pequeñas participaba mucho en la Asociación de Padres y Madres del Colegio. Las ermitas de S. José EDIFICIO y otras ¿no las quemaron en la guerra?

ÁNGELES. -Él vive al lado de la ermita de S. José, casa con casa.

ENT. -Entonces S. José no lo quemaron, no entraron ahí ¿por qué se libraría?

ANTONIO. -Porque los que lo hacían eran muy “pobrecicos” y estas ermitas también son “pobrecicas”. SENTIMIENTOS

ENT. -También entraban a las casas de los ricos y cogían las cosas y las llevaban a la Iglesia ¿no?

VEC. -Entraban a las casas particulares.

ENT. -Yo sé que en Santa María había muchos muebles.

(se va el VECINO. -)

ENT. -Seguimos con lo de Santa María.

ÁNGELES. -La otra, la prima dando a luz, sacando las cosas de Santa María y pared con pared con Santa María que se estaba quemando IGLESIA, y allí sacando las cosas, si nos ves correr a todos, porque la pared peligraba a la cabecera de ella, que estaba pariendo. Pasamos lo nuestro, ¿pero ¿qué vamos a hacer? Luego un día vinieron también a casa de la Roña APODO que vivía ahí, y como era modista, la madre igual que la hija, y tuvo que sacar todos los trozos de tela de trajes que tenía, tuvieron que ir de carreras, también porque le quemaron todas las ropas. SAQUEOS

ENT. – ¿Qué serían mujeres y hombres?

ÁNGELES. -Mujeres, eran “cueveras” de por allí arriba.

ANTONIO. -Gente incontrolable, que se aprovechaba de la situación.

ÁNGELES. -Y así hemos pasado la vida.

ENT. – ¿Sabe que pasa? que a veces cuando tienes necesidades de hambre, de no poder tener las cosas medianamente, eso genera un odio que luego en una situación en la que tú crees que puedes hacer algo, lo haces todo polvo. Se descontrola todo, porque por allí arriba se pasó mucha hambre, y eso la cabeza tampoco te la deja tranquila.

ANTONIO. -Mira si pasé hambre que cuando salí de la cárcel, y llegué a mi casa dije: -¡nunca en la vida me cansaré de comer! POSGUERRA Una vecina de enfrente enseguida me hizo un par de huevos, patatas fritas, longanizas, …

ÁNGELES. -Yo me quedaba sin comer el pan por llevárselo a él allí.

ANTONIO. -¡Se pasaba mucha hambre! SENTIMIENTO

ENT. -Entonces en la calle Baja que había tres o cuatro bodegas TIENDA. Esto era una bodega, los Marcos PERSONA ahí en el callejón tenían otra bodega,

ANTONIO. -Vendían vino

ÁNGELES. -Al lado de las dos “puertecicas” del callejón había otra, que pasábamos desde la casa.

ENT. -Y luego había otra bodega, por ahí delante.

ANTONIO. -Al lado de Santa María también vendían vino

ÁNGELES. -En la casa de la Republicana también, el “Chorrete” APODO TIENDA también vendía, había muchas.

ENT. -Pasaría mucha gente por aquí para ir al campo.

ÁNGELES. -Y venía mucha gente, ¡vamos a la bodega a echarnos un “traguico” VIDA COTIDIANA!

ENT. -Cuando volvían del trabajo pasaban y entraban.

ANTONIO. -Entraban, se sentaban un “ratico”.

ÁNGELES. -Y luego salían riñendo.

ENT. -Y de la Republicana ¿no recuerdan ninguna anécdota ni ninguna cosa? ¿qué era republicana por su padre? ¿su padre haría algo para que le llamaran así?

ÁNGELES. -Ella vivía ahí. La madre y la hija. Era la madre Juana y la hija Trini.

ENT. – ¿A ellas después de la guerra no las cogieron ni les hicieron nada?

ÁNGELES. -No. Se llamaban así por el mote.

ENT. – ¿No conocen a ninguna de las mujeres que entraban a las casas o que quemaran los cuadros? Porque nos lo han dicho muchas mujeres y creemos que serían las mismas las que se pasearan por todo el pueblo.

ÁNGELES. -Aquí era una calle muy bien y luego en la Calle Nueva que estaban los Rodes PERSONA y todos muy bien.

ANTONIO. -Y nosotros “pobrecicos, pobrecicos” nos casamos IGLESIA BODA, el día 3 de septiembre y el día 5 estábamos aquí ya.

ÁNGELES. -Mira si estábamos “pobrecicos”POBRES que me hizo las puertas, y nos mudamos arriba de aquí donde estamos.

ANTONIO. -Hice una puerta y los cristales los debíamos.

ÁNGELES. -Debíamos los cristales, debíamos la madera, y el dormitorio porque lo hizo él ;

ANTONIO. – Hice otro igual para un encargo, para un pariente mío.

ÁNGELES. -Y ya te digo nos casamos y ya no podíamos, y mi madre nos decía: -yo no te digo nada, pero no puede ser y su madre no tenía, ni la mía tampoco. Bastante hacían que nos daban de comer; el último jornal SALARIO que cobré antes de casarme que no se si fueron 5 o 6 pesetas, se lo di a mi madre y nos casábamos. Nos casamos el día 3 de septiembre y nos vamos de viaje de novios; fuimos a Alicante LUGAR a la pensión Consuelo que estaba enfrente de la plaza (mercado); pasamos la noche con dos parejas más, pero al día siguiente nos preguntaron si nos quedábamos, que ellos si que se quedaban, pero nosotros, no teníamos ni para pagar esa noche la habitación; nos vinimos pensando que cuando llegáramos alguien nos diría quedaros hoy a comer aquí. Con las pocas “perras” que me quedaron compre tela en casa de Esquembre, TIENDA en la calle Mayor dónde ahora está la droguería de Virtu, para hacerle un pantalón de peto para trabajar, porque el que llevaba estaba muy estropeado. Me lo hizo la “Tocona” APODO; ¡por lo menos que fuera decente a trabajar! El día 5 ya volvimos y nos mudamos arriba dónde ahora vive mi hijo; Hace 4 años celebraron las bodas de oro.

ANTONIO. -Hemos trabajado mucho: domingos, sábados, madrugando, a toda hora TRABAJO,…

ÁNGELES. -Llegaba la Semana Santa IGLESIA y como esto no lo teníamos (señala la salida dónde estamos) aquí había un porche grandísimo, con un banco de carpintero TRABAJO, que hizo mi padre, pues ahí trabajaba él y se preparaba la faena para esos días de fiesta. En vez de salir, ni hacer otra cosa, se metía y estaba trabajando.

ENT. -Tenía que ser así

ANTONIO. -Hacía carpintería (por cuenta propia) y me pagaban por semanas, 5 pesetas SALARIO; que he hecho puertas de calle, de dos hojas a 2.500 pesetas, …

ÁNGELES. -Con cristales y todo

ANTONIO. -Y me daban 5 duros, 4, 3,…; me pagaban por semanas, SALARIO unas semanas me daban otras no.

ENT. -No había dinero para nadie.

ÁNGELES. -Luego se iba a Alicante y se traía la madera y lo pagábamos también a plazos. ¡mucho trabajar!

ENT. -Así que tenía la carpintería aquí y aquí trabajaba.

ÁNGELES. -Esto y lo de dentro era toda una habitación, que era la carpintería dónde trabajaba mi padre también antes.

ANTONIO. – ¡Mucho trabajar!

ÁNGELES. – ¡Y hemos pasado mucho!

ENT. -Una de las cosas que contaban también otras mujeres es que no había luz en la posguerra o que la daban muy poco tiempo ¿Cómo vivían eso?

ANTONIO. -Yo no estaba y no te puedo decir nada.

ÁNGELES. -En la posguerra nos daban la luz de noche, y recuerdo que era recién casada iba a trabajar a las 12 de la noche a casa de Los Fernández, FÁBRICA él se quedaba acostado y yo me iba porque la faena había que sacarla. Recuerdo el día de su santo el quedarse acostado y yo irme a trabajar; porque daban la luz de noche y había que aprovecharla.

ENT. – ¿Y en las casas tampoco había luz?

ÁNGELES. – No, de noche la daban.

ANTONIO. -Estaba todo mal.

ENT. – Es que después de una guerra estaba todo patas arriba, en ruinas.

ANTONIO. -Todo destruido, todo mal.

(llaman por teléfono y se interrumpe la conversación)

ANTONIO. -Cuando íbamos de retirada en Lérida con un asturiano, le dije vamos a ver si nos podemos refugiar y en la noche a ver si podemos salir. Pero nos sorprendió un moro y sin darnos cuenta pusieron el fusil así (encañonándoles) y este muchacho sin darse cuenta, estábamos en una piedra grandota que había, se levantó que estábamos con el fusil en la mano y a un metro de mi pecho le dio un tiro que lo dejo “abocao”. Entonces cuando me vuelvo, lo veo en una posición que estaba padeciendo y le dije: – ¿Me permites que lo pueda sentar y tenga un final…? y me dijo: -Si pasa; lo senté bien y al poco tiempo murió ANÉCDOTA GUERRA.

ENT. – ¡Pero eso el “corazoncito” tiene que soportarlo!

ÁNGELES. -Pues eso es lo que le pasa. Se le seco la ropa puesta cuando se tiró al agua. ¡Todo lo que ha pasado! Pues ahora tiene todo lo que tiene del corazón. Enseguida le dijo la doctora de Elda: -Antonio a operarte, ya, ya,

ÁNGELES. – Mira Pedro Marco PERSONA y mucha gente ha venido diciendo que se lo podían llevar a restaurar, el cuadro de la Virgen ACTIVIDAD. INTELECTUAL, pero yo he dicho que mientras yo esté viva ese cuadro no sale de la casa. Que vengan aquí y le hagan lo que quieran, que le hagan fotos, pero aquí dentro. Que de aquí no sale. Yo tengo esa idea, que mi padre lo hizo así y lo quiero respetar.

ENT. -Mientras usted esté aquí tiene esa idea y la tienen que respetar.

ELLA. –Yo tengo esa idea porque mi padre así lo quería.

ENT. – ¡Y es que lo ha visto luchar por la Virgen, por ese cuadro! ¡Pues muy bien!

Nos enseña las cartas que le mandaban en 1991 para reconocerle el tiempo que estuvo en la cárcel y en el Batallón y gratificárselo.

entrevistas

Entrevista 3A

por Ángeles Zapater Rovira y Antonio Amorós Catalán | Con voz propia

Entrevista 3B

por Ángeles Zapater Rovira y Antonio Amorós Catalán | Con voz propia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »